La complejidad del mundo contemporáneo exige a las instituciones la constante preparación de sus miembros para que les sea posible adaptarse a los cambios y, a la vez, cumplir con las finalidades institucionales; así, la organización policial promueve la capacitación permanente de sus miembros para poder brindar un servicio de seguridad de calidad.